6 claves para mantener los textiles de casa como el primer día
Organiza y decora tu hogar para tus invitados
28 enero, 2020
Consejos para ganar calidez en el hogar
21 febrero, 2020
Mostrar todo

6 claves para mantener los textiles de casa como el primer día

El paso del tiempo y la experiencia han ayudado a que conozcamos muy bien los tejidos con los que trabajamos. Por eso también hay muchos trucos que conocemos sobre mantener la ropa de hogar tan perfecta como el primer día de compra. Se trata de mimarla un poco para obtener mejores resultados de ella y un extra de duración. En la rutina diaria, los textiles necesitan algunos cuidados para que puedan conservarse el máximo tiempo posible. Aquí te damos algunas claves.

  1. Protege siempre tu colchón. Si quieres evitar tener que lavar más a menudo o tener sorpresas desagradables –especialmente si vivimos con niños-, debes proteger siempre el colchón con una funda. De esta forma, ni los ácaros, ni el polvo o las manchas importantes se quedarán permanentes en el colchón. Es recomendable lavar estas fundas en cada cambio de estación. Por otro lado, también son importantes los protectores de almohada para evitar manchas, que son más comunes, como el sudor. Estas deben lavarse con mayor periodicidad, cada quince días. Puedes elegir tus protectores y fundas en La Huerta. Te asesoraremos en todo momento.
  2. Cuida las sábanas desde el primer minuto. Desde la compra, es necesario lavarlas para eliminar productos químicos que hayan podido quedar de la fabricación. Las de tejidos naturales como el algodón mejor lavarlas en agua fría –a temperatura alta encogerán-. Ante el lavado, revisa las instrucciones de las etiquetas, pero en general las que no son de algodón pueden lavarse con agua templada o caliente si tienen manchas difíciles de quitar.
  3. Doblar y no enrollar. El sistema de almacenaje también importa a la hora de conservar los textiles. La ropa blanca, las toallas y sábanas, mantelerías, servilletas y cortinas es mejor guardarlas dobladas en cajones que enrollarlas.
  4. Actuar con rapidez. Ante una mancha difícil en la mantelería, lo principal es actuar con rapidez. Tienes varias opciones. Lo más común son las manchas de vino tinto. Para las manchas de esta bebida se puede cubrir la mancha con sal y dejar actuar en agua fría –luego lava con agua caliente- o mezclar detergente y agua oxigenada. Si el mantel es de color blanco, usa zumo de limón. El bicarbonato de sodio también nos puede salvar de manchas como las salsas, diluyéndola con un poco de agua fría y frotándola con este producto. El bicarbonato también es muy eficaz con la mantelería blanca, ya que ayuda a conservarla. Remoja la prenda con este producto antes de lavarla y lávalo solo con prendas del mismo color. Si no te fías de los posibles percances, siempre puedes optar por manteles antimanchas, fáciles de limpiar. Los encontrarás en nuestras tiendas.
  5. Cuida los paños de cocina. Están en continuo contacto con el agua, alimentos crudos y gérmenes, y es fácil que se estropeen rápido. Mejor ten a mano uno solo para secarte las manos y otro para repasar superficies, y lávalos con agua caliente.
  6. Toallas siempre limpias. Igual que las sábanas, es mejor lavarlas antes de usarlas por primera vez. Al lavarlas, ten cuidado con los colores y mételas en la lavadora solo con otras prendas de su color. Hay que tener cuidado también de usar poco o nada de suavizante, ya que al contrario de lo que pensamos, no las deja más mullidas, sino que con el tiempo puede hacer que pierdan su capacidad para secar. Por último, asegúrate de elegir unas buenas toallas. En La Huerta tenemos las de mejor calidad. ¡Ven a comprobarlo!