Alarga la vida de tus telas
Cómo evitar errores comunes en decoración
13 agosto, 2019
Tándem ganador: transforma tu casa con tejidos y materiales naturales
9 septiembre, 2019
Mostrar todo

Alarga la vida de tus telas

Tejidos naturales, sintéticos, viscoelástica… En casa tenemos un ingente número de telas que pueblan nuestra decoración, cada una con sus fibras y secretos de limpieza y cuidados. Tenemos tanta ropa de hogar que a veces perdemos la cuenta de cuál es el mejor tratamiento para cada una. Pero lo cierto es que tenemos en nuestras manos la posibilidad de alargar su vida útil más de lo que creemos, solo haciendo caso a las indicaciones recomendadas, una limpieza adecuada y un poco de mimo.

Una clave básica para hacer durar tu ropa de hogar es fijarse en las etiquetas de lavado. Y aunque parece algo común, en ocasiones olvidamos las recomendaciones del fabricante por la costumbre del uso. Con la ropa de hogar del dormitorio hemos de ser aún más cuidadosos. Para los edredones sintéticos es más recomendable programar en la lavadora un ciclo corto a baja potencia. Para las almohadas de látex, se recomienda su cuidado con el lavado a mano –sin frotar- y sin secar directamente al sol. La viscoelástica es más fácil de mantener: no es necesario lavarlas. Por otro lado, un exceso de lavado también puede deteriorar rápidamente las telas. Los expertos recomiendan lavar las sábanas una vez a la semana para eliminar las bacterias.

En cuanto a la mantelería, se trata de otro de los textiles que más sufre el deterioro, al estar expuestos a todo tipo de elementos. En este caso, atiende a las necesidades diarias para saber el tejido que te conviene. Los de lino y algodón son más difíciles de mantener y algunas manchas son difíciles de quitar, así que son ideales para ocasiones especiales, mientras que los sintéticos son más funcionales y su color es más fácil de conservar.

Llegamos a las cortinas, una de las telas más engorrosas para su cuidado. También son delicadas, ya que están en constante contacto con el sol y a la larga pueden perder el color vibrante e intenso del primer día. Además, suelen acumular polvo y cada vez más, la contaminación que llega del exterior. Por eso una de las tareas más importantes para alargar su vida útil es lavarlas correctamente. Si optas por lavarlas en casa, deberás tener en cuenta la clase de fibra. Hoy en día la mayoría aceptan limpieza en la lavadora, pero algunas, como las de seda, raso o terciopelo, pueden necesitar tintorería. Además, tendrás que tener en cuenta las medidas. Si son muy grandes y pesadas, absorberán mucha agua y la lavadora puede estropearse. Para las cortinas de tejidos naturales, como el lino o el algodón, hoy en día ya permiten varios métodos de limpieza, por lo que habrá que revisar la etiqueta. Pero lo más rápido es utilizar la lavadora. Aún así, procura que el programa sea para prendas delicadas y con agua fría, ya que podrías correr el riesgo de que encojan con el agua caliente. En este caso, además, evita la secadora y también secarlas directamente al sol para que no destiñan. Por otra parte, revisa antes de lavar si tienen alguna mancha, pero vigila no frotar demasiado o el quitamanchas podría quitar el color. Para hacer que la intensidad del tono dure más tiempo, otro truco para las cortinas consiste en fijar el color tratándolas con una mezcla de agua fría, vinagre y sal. Si tienes visillos o cortinas blancas de tejido más resistente, evita que amarillen añadiendo junto con el suavizante un poco de agua oxigenada y el color seguirá brillando.

Otro punto que debes tener en cuenta para evitar posibles sorpresas es elegir bien el tejido que funciona en cada estancia. Si este verano has creado una decoración de ambiente en la terraza o el balcón, puede que las cortinas, cojines y plaids que hayas escogido para el exterior no aguanten bien la abrasión del sol. Evítales una exposición excesiva guardándolo todo en un arcón o armario cuando no lo utilices.

La dejadez es un enemigo clave contra la resistencia de nuestras telas. Cuanta más suciedad y falta de cuidados acumula la ropa de hogar más rápido se deteriorará. Por eso es esencial escoger los tejidos más adecuados a nuestro estilo de vida. Si lo tuyo es la rapidez, invierte en fundas para los sofás, almohadas viscoelásticas que no necesitan lavado o en mantelería antimanchas como la que encontrarás en La Huerta. Hay muchas opciones si tu día a día no te permite estar tan pendiente de la limpieza de los textiles. Echa un vistazo en nuestras tiendas y te informaremos sin compromiso.