Atrévete a jugar con los estampados
Una nueva ilusión: claves para decorar la habitación del bebé
13 febrero, 2019
Di adiós a lo anticuado: moderniza la decoración de tu hogar
13 marzo, 2019
Mostrar todo

Atrévete a jugar con los estampados

Para darle un cambio de aires a la decoración, las telas son siempre nuestras mejores aliadas. Tapizar o actualizar los textiles puede convertirse en la clave de cambio que necesita una casa o transformar por completo una habitación. Pero si un elemento de las telas nos puede dar juego en el cambio de decoración son sin duda los estampados. Se puede conseguir un estilo diferente solo con mezclar los estampados con texturas y colores.

Como los colores en el textil, los estampados también tienen su origen en tiempos antiguos. Mediante distintos instrumentos –cilindros de madera, rodillos…-, se consiguió a través de las épocas estampar color y diseños cada vez más complejos en la tela.
Aunque fue el telar de Jacquard, inventado en 1801, la auténtica revolución en el diseño de las telas. Con él, se consigue un dibujo en el tejido, pero urdiendo los propios hilos de la tela a modo de patrón, no mediante la estampación o impresión. Hoy en día se sigue llamando así al textil estampado que se fabrica de esta forma. Estas dos maneras de estampar, aunque se han modernizado y digitalizado, coexisten, ambas con la misma calidad.
De esta forma obtenemos estampados de flores, marineros, geométricos… Así, se puede cambiar de estilo en la decoración muy fácilmente si jugamos con los motivos de diferente tamaño, por ejemplo en los cojines para la cama o los sofás, colocándolos juntos. Aunque guardando una norma: mantener la misma gama cromática entre ellos. Si combinas solo distintos tipos de cuadros, por ejemplo, pasarás a una decoración de estilo inglés perfecta para el invierno y muy cálida. Estampados inspirados en telas como el tartán, de origen escocés, o el príncipe de Gales, resultan muy interesantes para la mezcla en decoración, ya que se han modernizado y se encuentran en todo tipo de colores y texturas. Su uso ya no es sinónimo de aburrido sino de modernidad, minimalismo y calidez. Por su parte, las rayas bretonas o rayas marineras, tan popularizadas en moda por Chanel, son una buena elección si estás empezando con la mezcla de estampados y no qui
eres arriesgar demasiado. También, si preferís tapizar, un sofá o un sillón de este estampado siempre añadirá a la estancia una pieza sofisticada, y será una buena manera de asegurarse de que combina con el resto de la decoración, ya que se trata de uno de los estampados más discretos. Una idea: añade cojines con un poco más de color para jugar con el contraste.

Por otra parte, otro de los estampados más famosos de entre los textiles lo encontramos en el estampado Vichy. Como es lógico, su nombre proviene de la ciudad francesa del mismo nombre, y su uso comenzó en manteles y servilletas ya en el siglo XVII. A mediados del siglo XX, este estampado de pequeños cuadros pasó a la moda y su uso se extendió rápidamente. ¿Por qué no recuperar su uso original? Si quieres dar un toque romántico o recrear los años 50 americanos en la mesa de la cocina o del salón con manteles, caminos de mesa o cojines, el estampado Vichy puede ser tu aliado, no solo en verano. En La Huerta, por ejemplo, este estampado no se reduce al azul o el negro, los colores tradicionales del Vichy. El rosa, el verde o el amarillo, entre otros, también lo han conquistado, y puedes elegir cualquiera de entre los de la firma Loneta.

Si sois más arriesgados, las flores, animales, los patrones geométricos más elaborados u otro tipo de diseños –estrellas, puntos…- serán una buena forma de animar los textiles. Recordad que las cortinas, los cojines, almohadas, las fundas de sofá o el tapizado son opciones muy fáciles para cambiar el estilo de vuestra decoración, y todas las encontraréis en La Huerta.