Baño y cocina: aprende a dejar impecables las estancias que más se resisten
Los colores de otoño llegan a casa
15 octubre, 2021
Cuatro ambientes acogedores para recrear en casa
25 noviembre, 2021
Mostrar todo

Baño y cocina: aprende a dejar impecables las estancias que más se resisten

En el hogar, hay estancias que por su uso concreto y más habitual tienden a ensuciarse más o a acumular malos olores. Estas suelen ser el baño y la cocina, que son las que sustentan nuestra rutina aunque no paremos ni para sentarnos en el sofá a tomarnos un café. Por eso, su limpieza a fondo es esencial en la casa tanto para evitar suciedad, accidentes o incluso para darnos una sensación de bienestar general. Con estas claves intentaremos que el cuarto de baño y la cocina tengan una rutina de limpieza que no deje ni un rincón por explorar.

¿Has tenido o tienes problemas con el moho en el baño? Este hongo se puede formar debido a la humedad en ciertos lugares y a la mala ventilación, y si las circunstancias son propicias, se puede propagar. Al mismo tiempo, puede ocasionar, además de un mal aspecto del baño, problemas en la salud a ciertas personas con ciertas enfermedades crónicas, alergias al moho o personas con asma. También puede producir síntomas respiratorios en personas sanas.

Pero cuidado, también puede aparecer en la cocina. Lo primero que tenemos que tener claro, pues, es que tenemos que mantener los niveles de humedad por debajo del 50% -se puede usar un deshumificador- y una ventilación regular. Para limpiar este hongo en superficies duras, una de las soluciones más comunes es usar una mezcla de cloro, blanqueador y agua. Para limpiar regularmente los servicios, utiliza productos que lleven incluido químicos que maten el moho. Además, no olvides que la tapicería y alfombrillas mojadas son una fuente habitual para estos hongos.

Sin embargo, aunque mantengamos una limpieza habitual, a veces las tuberías o la humedad persistente hacen que nuestro baño tenga un cierto mal olor. Para que no se acumule, aunque el baño no tenga ventana, podemos abrir las de los cuartos que estén más cerca para que llegue el aire del exterior. También hay muchos productos de limpieza típicos de España que dejan un olor muy bueno en el baño, como el jabón de Lagarto, el de Heno de Pravia, el ambientador de Don Algodón… Un punto donde se puede acumular el olor y que muchas veces no sabemos es en el toallero. Si dejamos las toallas medio mojadas, atraerán el mal olor debido a la humedad que acumulan. Los jabones y velas aromáticas también harán del baño, además de un lugar agradable, un rincón con un olor estupendo. El bicarbonato y el limón pueden ser también grandes aliados contra el mal olor.

Gérmenes, bacterias y suciedad. Estos son los principales focos para atacar. Para las manchas resistentes, elabora una mezcla de bicarbonato y agua oxigenada y deja actuar. Normalmente, los limpiadores naturales y caseros son la mejor opción. El bicarbonato y el agua también te servirán para limpiar a fondo los azulejos. Para la cal del inodoro, mezcla vinagre blanco y bicarbonato sódico. También te desharás de las posibles manchas amarillas acumuladas.

La cocina es el otro espacio crítico, y debemos mantenerlo impecable no solo para la vista sino por el bien de nuestra salud y seguridad alimentaria. Para empezar a limpiar, comenzaremos por los armarios. Vacía el interior, limpia el armario –puede ser con jabón y una bayeta o para más desinfección, con lejía y agua- y aprovecha para revisar la caducidad de los alimentos. Luego, limpia el exterior.

En muchas cocinas un problema muy común son las manchas de grasa. Son desagradables y no fáciles de quitar rápidamente. Pero con productos de limpieza de casa, podremos con ellas. En un spray, añade agua y amoniaco y deja actuar. También puedes optar por el bicarbonato de sodio o incluso, ¡la pasta de dientes!

La encimera es la parte quizá más visible de la cocina, y aparte de tenerla despejada, hay que dar buena impresión con su limpieza. Además, como el virus del Covid-19 puede mantenerse sobre las superficies –además de bacterias-, es conveniente tenerlas bien desinfectadas. Para las encimeras de granito, puedes utilizar agua y bicarbonato, y para las de mármol, usa solo agua y jabón, pues son más delicadas.

Para las paredes, normalmente de azulejos, utiliza una mezcla de agua tibia, jabón neutro o vinagre en un recipientepara dar brillo y quitar la grasa. Y para el suelo, friégalo con detergente para suelos o lejía.