Cuatro historias sobre las cortinas y cómo protegernos del sol
Cómo decorar tu balcón o terraza para las noches veraniegas
16 agosto, 2020
Los opuestos se atraen
15 septiembre, 2020
Mostrar todo

Cuatro historias sobre las cortinas y cómo protegernos del sol

Las cortinas nos sirven en invierno como aislante del frío, ya que al situarse tras ventanas y ventanales, evitan el acceso del frío a través del vidrio, que es un conductor del mismo, e impide el enfriamiento del ambiente. Pero las cortinas y demás tejidos para las ventanas también pueden ayudarnos a evitar el paso de la intensa luz del sol en verano y las altas temperaturas.

  1. Podemos encontrar muestras de su uso ya en mosaicos, relieves y grabados que demuestran que se utilizaban para dotar a los espacios de mayor intimidad. En la antigua Grecia también se empleaban para dotar de un mayor frescor a las estancias para dormir o echar la siesta o para evitar moscas y mosquitos. Pero su uso, además del doméstico, también estuvo muy extendido y era muy importante para la gran afición griega: el teatro.
  2. En la época romana, el fin doméstico también era fundamental para las cortinas. Con ellas se cubrían tanto puertas como ventanas, y eran normalmente de lujosos materiales como la seda o el terciopelo. Cerraban espacios o adornaban las paredes de salones y hogares. Y es que a los romanos no les gustaba encontrar las paredes desnudas en una casa, al contrario que los griegos, por lo que a veces funcionaban como tapices. Ya en la época, las antiguas cortinas funcionaban casi de la misma forma que en la actualidad, quedando prendidas al vuelo por varillas de madera de un extremo a otro. En ocasiones, funcionaban incluso como biombos o de forma parecida a los tabiques para separar espacios en los hogares actuales. Además, igual que en el caso griego, fueron utilizadas también en el teatro romano para dejar al descubierto el escenario u ocultarlo.
  3. En la religión y en la justicia también han jugado un papel muy importante, también para separar estancias o cubrir imágenes sagradas o en el caso jurídico, para aislarse los jueces de la influencia del jurado. En la Edad Media una cortina significaba más privacidad en el dormitorio, ya que no existían las habitaciones aisladas, por lo que las cortinas separaban una cama de otra. Los cortinajes eran más decorativos y de materiales más nobles, y se les llamaba así a las colgaduras de puertas y ventanas. En el Renacimiento, las cortinas empezaron a ser más corrientes para separar espacios, e incluso servían de pórticos.
  4. A partir del siglo XVIII, las cortinas ya eran habituales en cuanto a funcionalidad, y su uso se generalizó a las clases más bajas. Un siglo después, la cortina pasó a formar parte esencial de la decoración, ya que creaba una atmósfera de calor, colorido y belleza, y un ambiente único y romántico.

Pero más allá de la historia y lo interesante que es mirar al pasado, hoy en día tenemos muchas más opciones para nuestro hogar. En nuestras tiendas encontrarás muchos modelos que se adaptarán a lo que estás buscando para el verano. Por ejemplo, el tejido visillo es muy fino y se usa para dejar pasar la luz, con lo que supone de ahorro de energía, ya que aprovecha hasta las últimas luces. Es un tejido muy fresco y permite ver el exterior sin ser visto. Es decorativo y elegante, y tienen la característica de transformar los ambientes fácilmente, dependiendo de sus estampados y colores. Pero en verano recomendamos las cortinas como las de Asuan de La Huerta, que tiene en su composición lino, un material suave y natural, con lo cual la casa estará más fresca.

En nuestra sección de tejidos cortina de la web podrás encontrar también una gran selección de cortinajes con estampados y colores muy diferentes, para que elijas el estilo que mejor se adecúa a tu hogar. Nosotros apostamos por las de algodón y por el color, que en verano es siempre un arma para dar vida a cualquier espacio.

Por su parte, los enrollables, estores y paneles, que también podrás encontrar en nuestras tiendas, además de regular la luz y ser muy decorativos, también absorben el primer impacto de los rayos UV, por lo que son ideales para el calor. Nuestros paneles, como las lamas verticales Destiny, están fabricados con un tejido especial que impide que el sol les quite el color con el paso del tiempo.

Con tantas opciones el sol ya no será un problema en verano. ¿Te animas a echar un vistazo a nuestra web?