Cuida los textiles de tu cocina y gana en salud
Hogares y textiles libres de alergias
28 marzo, 2019
Una casa más ecológica y natural
27 abril, 2019
Mostrar todo

Cuida los textiles de tu cocina y gana en salud


Dentro de una casa, el baño, como es lógico, es la zona donde se acumulan más bacterias. Sin embargo, este conocimiento es tan popular que solemos limpiarlo más a menudo que otras partes de la casa. Por eso, en comparación, la zona de la cocina, siempre tan transitada, a veces queda descuidada en la limpieza y desinfección. Un fregadero lleno de platos, por ejemplo, contiene más patógenos que el lavabo del aseo. Todo ello hace que aumenten las probabilidades de sufrir una intoxicación alimentaria. Hay muchos lugares donde se pueden acumular las bacterias, y los textiles de la cocina son uno de ellos. Los paños, manoplas y delantales, tan útiles para la vida diaria, pueden convertirse en un foco de microorganismos. Además, es preciso dedicarles ciertos cuidados para que se mantengan como el primer día y los lavados no les pasen factura.

Los paños, por ejemplo, que suelen permanecer húmedos más tiempo, son un elemento perfecto para la proliferación de patógenos, más aún porque se encuentran en constante contacto con alimentos y cubiertos sucios. Lo más recomendable es cambiarlos cada día si se puede, y si no, al menos ir fijándonos en si presentan manchas o mal olor para retirarlos periódicamente. Por ello, es conveniente tener varios paños en nuestra cocina. Aunque por suerte, hay varias formas de mantenerlos limpios. Si optáis por lavar a máquina, es mejor lavarlos con paños sucios de otros días para evitar que las bacterias que contienen pasen a la ropa. Si laváis cada uno a mano, el procedimiento es el mismo: elegir agua caliente para deshacerse de los microorganismos. Pero recordad que si el agua no está lo bastante caliente la suciedad y mal olor no se irán del todo y el paño se mantendrá menos tiempo. A la hora de tenderlos, recordad que no se queden demasiado tiempo al sol, pues perderán absorción en las fibras. Por otro lado, también existe una forma fácil de eliminar las bacterias es introducirlos en el microondas a alta potencia, ya que las temperaturas conseguirán acabar con ellas. Esta es una forma de que, aparte del lavado, nos aseguremos de que los paños están libres de patógenos.

Por su parte, las manoplas de cocina de estilo acolchado, que sirven para manejar utensilios a alta temperatura, siguen aproximadamente las mismas reglas. Las de La Huerta, por ejemplo, ofrecen calidad y resistencia por su material 100% algodón. En este caso, su cuidado depende de cuánto uso le deis a la hora de cambiarlas periódicamente y de si presentan manchas. Sin embargo, para que se mantengan como el primer día, al ser prendas de algodón, más aún si son de color o estampadas, es preferible no lavarlas con agua a temperatura demasiado elevada, pues pueden encoger y desteñir.

Otro de los textiles básicos que se encuentran en la cocina son los delantales. Siguen siendo necesarios hoy en día en el entorno doméstico, debido especialmente a su función higiénica para proteger la comida del propio sudor, y de protección de la ropa contra las manchas o incluso contra las quemaduras. Recordad que para elegirlos no hay que renunciar a los materiales de calidad, como el algodón, uno de los mejores materiales para los delantales, debido a su capacidad de absorción. De esta forma también nos aseguraremos de que su vida útil se alargue, aunque estén hechos para resistir los continuos lavados. Lo más aconsejable para mantenerlos en perfecto estado es cambiarlos aproximadamente cada tres días. De ese modo, evitaremos que las posibles manchas se adhieran más profundamente en la fibra y haga difícil quitarlas más tarde. Para las manchas de grasa, antes de meterlo en la lavadora, lo ideal es aplicar encima de ellas una mezcla de agua y lavavajillas y dejar en agua durante un tiempo de tres horas. Para las manchas de comida, primero hemos de limpiar con agua y amoniaco directamente sobre cada mancha, aunque de forma suave, y dejar también en remojo. Recordad también que, a la hora de tenderlos, para evitar el deterioro, se debe dejar en un lugar que no lo exponga a la luz directa del sol.

Después de estos consejos, no olvidéis que es necesario sustituir estas prendas de cocina cuando presenten deterioro, como excesivo acartonamiento, desgarros o mal olor persistente. Si venís a La Huerta Valenciana, podréis encontrar muchas opciones para sustituirlos.