Desvelando los secretos de la decoración wabi-sabi
Una cocina bien decorada y organizada
29 septiembre, 2020
Mostrar todo

Desvelando los secretos de la decoración wabi-sabi

Cada cultura tiende a desarrollar unas estéticas particulares que, con la globalización, se han ido popularizando y extendiendo por todo el mundo, y hoy en día, ya forman parte del universo de la inspiración, del arte y de lo bello a nivel global. Sin embargo, al mismo tiempo, también por efecto de la globalización, cada vez vamos conociendo nuevas formas estéticas que pueden convertirse en nuestro gran sueño en decoración.

Una de esas estéticas que ha empezado a ponerse de moda es el wabi-sabi. Este concepto es un término japonés que se basa en una visión estética que honra la belleza de la imperfección. Señala una belleza imperfecta, impermanente e incompleta. Esta filosofía japonesa te hará llenar la casa de elementos de aspecto natural o rústico, al tiempo que fomentará el minimalismo y la calidez de los objetos provenientes de la naturaleza.

¿Cómo empezar a decorar al estilo wabi-sabi? En esta tendencia, no hay que pensar en colores muy llamativos, sino todo lo contrario. Los tonos deben ser neutros y suaves, como los tonos topo, arena, blanco, gris y beige. Incluso a veces busca la desnudez de las paredes también en cuanto a pintura. Si hay piedra o ladrillo, madera, suelos irregulares y paredes con desperfectos –siempre que no sean demasiados- y sin tratar, debemos apostar por ellos. El efecto de desnudez y calidez del ambiente debe predominar, con paredes prácticamente sin adornos y sin grandes artificios decorativos. Si acaso, escogeremos algunas piezas selectas y sobrias, en materiales naturales que transmitan calidez a la atmósfera. La naturalidad de los materiales es clave, sobre todo si dan la sensación de que están adquiridos directamente de la naturaleza.

En cuanto a los textiles, lo natural también debe ser un elemento a tener en cuenta. El lino, la lana o el algodón primarán en la decoración del estilo wabi-sabi. En La Huerta, podrás encontrar este tipo de tejidos en multitud de productos: fundas, cojines, cortinas, plaids, sábanas, colchas… Tu casa se convertirá en la quintaesencia de lo natural.

En la estética wabi-sabi, como hemos comentado, la belleza de lo imperfecto se pone en valor. Por lo tanto, dile adiós a la geometría de los elementos y de las líneas. El paso del tiempo se deja sentir en una casa wabi-sabi, por lo que si una superficie no es del todo lisa o está perfecta no supone ningún problema. Según esta filosofía, se aprecia su valor intrínseco por su temporalidad y su imperfección. Añade elementos naturales con trama -como una cesta de mimbre o una alfombra de cáñamo-, decora las paredes con textura, deja a la ropa de hogar con sus arrugas.

Para ponerle el broche de oro a la decoración wabi-sabi, los detalles deben ser fundamentales. Como decoración, utiliza arena en tarros, conchas, piedras, plantas de todo tipo –siempre naturales-, cuencos y jarrones de madera con aspecto descuidado… Como si tu hogar surgiera de la misma tierra, aplica los detalles de la naturaleza y sentirás la relajación más oriental.