Encuentra en el shabby chic tu estilo propio
La Huerta #Experta: tipos de cortinas y confecciones
30 noviembre, 2020
Decoración de Nochevieja y planes de Año Nuevo
29 diciembre, 2020
Mostrar todo

Encuentra en el shabby chic tu estilo propio

Flores, decoupage, colores pastel… El estilo shabby chic te enamorará por su aire vintage y su historia artesanal. Este tipo de decoración ha conquistado el mercado en los últimos tiempos por su inclinación hacia una estética femenina muy urbana. Su origen lo encontramos en Gran Bretaña en la época de las grandes casas de campo, cuando se mezclaba
n elementos gastados y descoloridos que daban al ambiente un aspecto humilde pero se mezclaba con piezas de alta calidad, dando como resultado una decoración bohemia, fina y elegante. Los años ochenta fueron el auge de esta tendencia, cuando se puso de moda entre los modernos bohemios y la clase media alta. De hecho, las dos palabras que forman esta tendencia, shabby –desgastado- y chic –distinguido, elegante- forman una antítesis perfecta. Ahora este estilo se ha puesto de moda de nuevo y te daremos algunas claves de esta clase de decoración.

Por un lado, olvídate del tiempo. El presente, pasado y futuro se encuentran en un mismo estilo. Lo vintage conjuga con las nuevas piezas de más calidad y el aspecto envejecido le dará un plus a la decoración. Por otro lado, empieza a pensar en los colores. El blanco es el rey absoluto en el shabby chic. Con él se consigue una sensación de mayor amplitud en los espacios al pintar las paredes, y también para los muebles y demás elementos decorativos. Si lo que quieres es darle a la casa un aspecto muy luminoso, el blanco hará un buen trabajo. De la atmósfera romántica ya se encargan los colores pastel combinados con el blanco. Pero debes tener en cuenta que los pasteles también deben tener su protagonismo en este estilo, no solo quedarse en pequeños detalles. Lo más socorrido es recurrir a los textiles y ropa de hogar en estos colores. Azules, beige, verdes y rosas pálidos sobre todo serán los grandes protagonistas y los grandes aliados del blanco. Puedes recurrir a La Huerta para encontrar la mejor ropa de hogar en estos colores.

En cuanto a los materiales y el mobiliario, la madera y el hierro son los aliados perfectos del shabby chic. Hazte con algunas piezas vintage para completar el mobiliario, como un mueble para el recibidor, un cabecero, unas sillas o una mesa para el salón, unas mesillas de noche o un armario, con la pintura o el material un poco desgastado. Puedes hacerlo tú mismo desgastando la pintura o buscar en tiendas de antigüedades.

Hay otro elemento que nunca falla en el shabby chic. Si no quieres arriesgarte demasiado, empieza por incluir las flores en tu espacio diáfano y luminoso. En cojines para el salón, en almohadas, en una pared con papel pintado donde cobre protagonismo… Las opciones son infinitas.

¿Y en cuanto a los detalles? Para conseguir ese aire romántico tan característico del shabby chic los detalles son fundamentales. La ornamentación, el hierro forjado o incluso la rafia o el cáñamo en blanco son materiales estupendos para darle un ambiente cálido y chic a este estilo. Y por supuesto, los arreglos florales en colores suaves deben estar por doquier para llenar de encanto y dulzura los ambientes, dándole el toque elegante a la decoración.