Habitaciones más frescas y veraniegas
Verano en la casa de campo
28 junio, 2021
Terrazas y balcones: los nuevos reyes de la casa
29 julio, 2021
Mostrar todo

Habitaciones más frescas y veraniegas

Con este calor tan bochornoso que recuerda más a agosto que a julio, más vale que tengamos un plan para refrescar nuestra casa ante las altas temperaturas. Para ello, tanto los colores como los materiales nos pueden ayudar a dar un ambiente relajado y veraniego a nuestro dormitorio, el lugar donde nos podemos librar de la rutina del día y descansar tranquilamente.

Empezamos por los colores, que pintan el lienzo sobre el que dispondremos los demás elementos en la habitación. Los colores claros, como el blanco y sus tonalidades, los beige y especialmente los tonos tierra, pueden jugar un papel fundamental para tener un dormitorio de revista. Puedes combinarlos entre ellos para que la decoración sea más luminosa. Y para los más atrevidos, podemos apostar por colores fríos como el azul, el turquesa o tonalidades de verde. También puedes probar a empapelar una de las paredes con papel pintado de estilo botánico. El efecto será espectacular.

Los materiales también son fundamentales en la decoración veraniega. Si quieres un dormitorio acogedor pero a la vez lleno de paz y frescura, apuesta por muebles de madera –preferiblemente clara-, esparto o yute para alfombras y objetos decorativos, cristal para dejar pasar la luz… Y también cestas de mimbre, sillas o bancos de ratán y/o bambú.

En cuanto a los textiles, recuerda sobre todo cambiar las cortinas por unas de un tejido más ligero, como el lino o el algodón. Esto es fundamental para que el aire pase a través de ellas y la habitación no se caldee demasiado. Además de la luminosidad que aportarán. Los tejidos pesados y opacos son contraproducentes para aportar frescura. También aconsejamos cambiar los cojines y ponerlos en consonancia con los colores y texturas que hayáis elegido para el dormitorio de verano. Mezcladlos también con plaids finos de lino o algodón para aportar volumen y calidez al conjunto.

Si sientes que deberías arriesgar más y te gusta el verde, apuesta por un cabecero con papel pintado de motivos florales y botánicos en el que predomine este color. Seguro que triunfas enseñándoselo a las visitas, ya que quedará de revista. Combina la ropa de cama con tonalidades verdes y blancas, y acertarás. El azul también es un color que da mucho juego en verano. En colores claros, da una sensación de frescor muy especial. El turquesa y el azul oscuro, combinados con el blanco y los estampados a rayas, pueden ser clave en una casa junto al mar.

Por supuesto, para no pasar calor, es necesario sustituir el nórdico por colchas, boutis y sábanas ligeras de materiales naturales. Os aconsejamos las sábanas de algodón, que podréis encontrar en La Huerta, ya que absorben la humedad y dejan traspasar el aire, evitando la sudoración nocturna.  Apuesta también por incluir plantas en el interior del dormitorio, que aportarán un veraniego toque tropical.