Haz tu propio cabecero original y personalizado
La versatilidad de las telas: ideas distintas para decorar con cortinas
30 julio, 2018
Protege y rescata a tu casa del sol
28 agosto, 2018
Mostrar todo

Haz tu propio cabecero original y personalizado

Hasta los lugares más insospechados del hogar pueden servirnos para desarrollar toda nuestra creatividad en decoración. Innovar y cambiar en pequeños detalles nuestra casa puede ser de lo más divertido –y sí, también fácil-, y además de dar un nuevo aire a una estancia, transmitirá parte de nuestra personalidad a la decoración. Si no te atreves con las partes más visibles del hogar, como el salón o la cocina, puedes probar en el rincón más privado, el dormitorio. Y para eso os traemos unas fantásticas ideas Do It Yourself –hazlo tú mismo- para los cabeceros de la cama, que estamos seguros de que os encantarán.

El cabecero suele estar relegado a un segundo plano a la hora de vestir la cama, pero ahora están empezando a cobrar más protagonismo, sobre todo los diseños originales y que se adaptan al estilo personal. Hace tiempo que dejaron de ser piezas sólidas y aburridas y pasaron a integrarse en la apariencia del dormitorio. Y así se debe pensar a la hora de rediseñar uno o crearlo.

Una base que siempre nos parece acertada para la cama es la madera, y no solo en su tono natural. Para darle un toque moderno y minimalista a la habitación, pero también muy acogedor, una idea es pintar un cabecero sencillo y rectangular de madera de un tono pastel muy claro, de la misma paleta en que estén pintadas las paredes, o de un gris muy pálido, que combina bien con casi cualquier tonalidad, especialmente con los azules. Después, armándote con pinceles o spray, puedes dejar volar la imaginación dibujando formas y símbolos encima, con cuidado de no recargar demasiado visualmente. Otra opción muy de moda es escribir un mensaje en una tipografía que te guste, para lo que puedes ayudarte fácilmente de una plantilla. Por ejemplo, en camas para niños, pintar los nombres en su cabecero, o escribir el nombre de la canción preferida de ambos en una cama para dos. Será un detalle muy romántico.

También se puede dar un toque especial a los cabeceros con pintura en oro, plata o cobre. Es una opción muy actual y que hará destacar la zona de la cama. Las formas geométricas le irán muy bien a este tipo de acabados. Pintar una sola línea en la parte superior, dibujar un marco interior o hacer líneas diagonales por toda la superficie, son solo algunas ideas. Te puedes ayudar de cinta americana para delimitarlas. Pero recuerda que el cabecero habrá de ser en un color neutro para que el estilo no quede excesivo y case bien con tu decoración. Recuerda que para hacer el cabecero de madera, un truco alternativo es juntar varios tablones y repintarlos o dejarlos con su aspecto envejecido. Pero con cuidado de que estén bien lijados y no tengan astillas sueltas. En este sentido, los viejos palets son una opción de reciclaje perfecta.

¿Y qué hay del diseño? Se puede cambiar fácilmente el diseño del cabecero con algo tan fácil como el papel pintado aplicado a la superficie –mejor si es una superficie lisa-. Motivos vegetales, diseños marineros, con dibujos para niños… Hay mil y un modelos y para todos los gustos. También, aunque conlleva algo más de trabajo, puedes animarte a tapizar tu antiguo cabecero. Para la tela de tapizado, y siguiendo con nuestro anterior post sobre el uso alternativo de las cortinas en el hogar, puedes usar los tejidos visillo o cortina que encontrarás en La Huerta. De lino o algodón son las que darán un estilo más relajado al cabecero y a la habitación, sobre todo en colores neutros.

Pero hay muchas más ideas para los cabeceros, ya que hasta lo que no imaginabas es susceptible de convertirse en uno. Un biombo, unas antiguas puertas de madera, las puertas de una fábrica abandonada, las rejas de hierro de un balcón… También la propia pared, cubierta con telas, paneles o lamas puede proporcionar un sencillo y bonito cabecero.

Y en cuanto a la ropa de cama, se ha de tener en cuenta la decoración en su conjunto. Ya sabéis que en el equilibrio está el punto exacto… así que si optáis por un cabecero un poco más recargado, unas sábanas blancas o de tonos suaves será lo más adecuado, mientras que si el cabecero es liso, podéis arriesgar más en el diseño y color de las sábanas. Por último, hay que idear un acompañamiento adecuado. ¿Cómo? Para un aspecto mullido y acogedor, coloca almohadas como las viscoelásticas que tenemos en La Huerta –con sus múltiples propiedades para el descanso-, y muchos cojines que combinen con la decoración de tu dormitorio. Te sentirás como en una nube.

Aquí os dejamos fotos para que echéis un vistazo y os inspiréis. Ahora solo falta que adaptéis las ideas como más os guste y siendo fieles a vuestro estilo.