Las sábanas de invierno: tejidos y cuidados especiales
Inspiración viajera
22 septiembre, 2018
Mostrar todo

Las sábanas de invierno: tejidos y cuidados especiales

El dormitorio suele ser la estancia de la casa en la que nos sentimos más a gusto. Es una zona propia y personal en la que dejamos huellas de aficiones e intereses. Además, es nuestro particular rincón de descanso, y por tanto también necesita cuidados especiales para sentirnos cómodos y arropados, sobre todo la ropa de cama. En este sentido, las sábanas son fundamentales en la obtención de un buen sueño, y es necesario saber sobre su composición y cómo podemos protegerlas de los elementos externos y mantenerlas en buen estado. Por eso creemos que hay que tener en cuenta algunos factores a la hora de comprarlas. Así, aprovechando que llega el invierno, desde La Huerta os contaremos algunas cosas sobre los tipos de sábanas que hay y algunos trucos para mantenerlas como el primer día.

En primer lugar, uno de los mejores tejidos para la temporada más fría del año es la franela. Tradicionalmente la franela se fabricaba completamente de lana, pero ahora se mezcla con otros tejidos, como el algodón o las fibras sintéticas. Las sábanas hechas de este material son ligeras pero enormemente cálidas, ya que no dejan escapar el calor que se acumula en ellas, por lo que son ideales para el invierno. Además, tienen una gran suavidad. Y es que, desde siempre, la franela ha sido utilizada para hacer ropa de abrigo, especialmente por su calor y durabilidad. Para conservarlas en buen estado, a la hora de poner la lavadora conviene ponerlas del revés, lavarlas a baja temperatura y no usar suavizante.

En segundo lugar, las llamadas sábanas pirineo o térmicas se pueden comparar con la ropa especial para el frío o “polares”, ya que lo aíslan gracias a su tejido completamente sintético, normalmente de poliéster. Son un poco más gruesas que las sábanas de franela, pero su lavado y secado es más fácil y rápido. Por otro lado, encontramos las sábanas de termolina, que tienen una composición de microfibra y son de buena calidad. Su cuidado es igual de fácil que las demás, y también tiene la ventaja de un color duradero.

En invierno también encontramos las sábanas de coralina, que se están haciendo cada vez más conocidas debido a su comodidad y capacidad de abrigo. También suelen ser un poco más gruesas que las de franela y con una textura aterciopelada mayor que la de las sábanas pirineo, pero su composición sintética ayuda a que a la hora de cuidarlas –lavado, secado…- no existan grandes complicaciones. No perderán color en los lavados y tampoco encogerán, además de secar muy rápido, ya que es un material bastante ligero a pesar de su aspecto pesado. También, igual que la termolina, se diferencian por su composición de microfibra. Es un tejido de sábana ideal para los más frioleros, ya que su grosor y textura es casi como el de una manta. Sin embargo, si tenéis calefacción, no es recomendable adquirirlas, ya que el calor resultará excesivo.

Una vez se haya tomado la decisión, y sea cual sea la elección de sábana para vuestro hogar, para que puedan conservarse más tiempo como nuevas es necesario lavarlas una primera vez antes de colocarlas en la cama. De esta forma, en las de franela, por ejemplo, se evitará que aparezcan las antiestéticas y molestas bolitas, y en las demás ayudará a eliminar los restos de tinte que puedan haber quedado de su fabricación. También hay que tener cuidado con la cantidad de detergente usado, ya que si se añade en exceso podrían quedar restos en las sábanas y estropearse antes.

También es recomendable no secarlas excesivamente o dejarlas mucho tiempo al sol, ya que pueden desteñir, sobre todo las de colores, o crear arrugas que no deberían estar. Asimismo, probad a intentar lavarlas con productos más naturales, ya que ayudará a su mantenimiento a largo plazo.

En La Huerta encontraréis todos estos tipos de sábana en múltiples diseños y estampados, como las de la firma Polo Polo, de alta calidad. Echad un vistazo a la web o informaos en nuestras tiendas sin compromiso.