Nuestra casa eco: decoración y limpieza sostenibles
Colores y textiles: buscando la calidez en el hogar
21 febrero, 2021
Renueva el dormitorio con estas sencillas ideas
28 marzo, 2021
Mostrar todo

Nuestra casa eco: decoración y limpieza sostenibles

Lo ecológico o sostenible ya no es solo una tendencia, se ha convertido en la nueva norma y en un estilo de vida. Si queremos librarnos de todo lo artificial y químico que tenemos en casa y que puede dañar nuestra salud y el medio ambiente, tenemos que empezar por revisar lo que tenemos en el hogar.

Comenzamos por la decoración. Si empezamos desde cero, una pintura ecológica para las paredes irá perfecta, es decir, una pintura que no tenga elementos sintéticos o derivados del petróleo. En cuanto a los materiales, hay que aprovechar los que son naturales, como la madera, el cáñamo, el bambú, el esparto… Además, cada vez están más de moda. También hay que tener presente que reusar, reciclar y reutilizar materiales colaborará a evitar el desperdicio. ¿Quién sabe? Puede que con unas tablas recicladas puedas hacerte un cabecero de cama magnífico. En la imaginación está el límite.

¿Y qué pasa con los textiles? La ropa de hogar hecha con fibras sintéticas liberan microplásticos en el lavado, por lo que los tejidos naturales son perfectos para una casa eco. Por otra parte, para mejorar el aislamiento térmico del hogar en invierno, es fundamental utilizar alfombras y cortinas adecuadas para el frío. En La Huerta podrás encontrar todo tipo de cortinajes para aislar tu casa. Otro pequeño detalle: decorar con plantas refresca los ambientes en verano y purifican el aire del interior del hogar.

En cuanto a la limpieza de hogar, hay que tener en cuenta que hoy en día usamos muchísimos productos químicos e incluso tóxicos que pueden dañar nuestra salud, la de nuestro hogar y el medio ambiente sin darnos cuenta. Volver a una limpieza más sostenible y ecológica es posible, sin complicarse demasiado la vida. Para ello empezamos por los productos de limpieza. El limón es una garantía de éxito. Es quitamanchas y desinfectante. Utiliza el jugo de limón para desinfectar baños, suelos, azulejos, blanquear la ropa, eliminar manchas de textiles, o eliminar malos olores.

El vinagre es otro de los productos que no puede faltar en tu casa. Es totalmente natural, por lo que podemos utilizarlo con despreocupación para la desinfección. Elige especialmente el vinagre blanco, ya que es mejor para la limpieza, pues es más ácido. Con él puedes recorrer las superficies acabando con moho, bacterias y hongos. Y a pesar de su olor, es un suavizante natural para la ropa. Añade un cuarto de taza de vinagre en el cajetín del suavizante y ¡listo! El olor desaparecerá cuando la ropa se seque. Además, ayuda a neutralizar las manchas amarillas de la ropa provocadas por el sudor. También podemos utilizarlo para limpiar las superficies de cal, rebajándolo un poco con agua, para desinfectar superficies de acero inoxidable o cristales –pantallas, espejos, ordenadores…-.

Para limpiar el horno, en vez de utilizar un poderoso químico, puedes utilizar también el vinagre. Mezcla agua caliente y vinagre a partes iguales en un pulverizador y rocía el interior y la puerta del horno. Deja actuar unos 20 minutos, incluso más si la grasa no es reciente. De esta forma se ablandará para poder quitarla. ¿El truco final para los que tienen hijos? Si hay algún chicle pegado a la ropa, la acidez del vinagre hará que la goma se diluya y lo puedes retirar más fácilmente.

La sal –cloruro de sodio- también puede ser un producto de limpieza ideal. Si tienes muebles de terraza de mimbre o bambú, puedes protegerlos aplicándoles agua salada. Para limpiar las sartenes puedes verter sal sobre el interior de las mismas y frotar con un cepillo húmedo. Además del vinagre, del cual hablábamos antes, la sal también puede desinfectar la tabla de cortar alimentos, mezclada con un poco de jugo de limón. De esta forma eliminarás todas las bacterias. Para limpiar las manchas de aceite sobre los textiles, la sal es ideal. Vierte sal sobre la mancha y frota, y después lávala de forma normal. También elimina las manchas de desodorante de la ropa, y las de café en las tazas mezclándola con vinagre blanco. ¿Te animas a probarla?

El bicarbonato de sodio también es un gran desinfectante y blanqueador. Se puede usar para lavar la ropa, desatascar desagües, quitar el moho, o limpiar el baño o la cocina. Por otro lado, el aceite esencial de árbol de té quizá no sea tan conocido, pero destaca su gran acción desinfectante y antiséptica. Úsalo diluido en agua o con ingredientes como el vinagre, el limón o el jabón neutro.

En cuanto a los utensilios, podemos cambiar los paños de fibra y poliéster por los de algodón de toda la vida que no contaminan, y pasarnos a los cepillos, esponjas y estropajos fabricados con luffa o coco. Son biodegradables y cuando se deshagan con el tiempo no dejarán su marca en la naturaleza.