Prepara tu casa y tus textiles para recibir el verano
Aprende a separar ambientes en tu decoración
20 mayo, 2019
Mejora el almacenaje de tu ropa de hogar
11 junio, 2019
Mostrar todo

Prepara tu casa y tus textiles para recibir el verano

Deshacerse del invierno en el hogar no es tarea fácil, y puede que haya tocado ya a muchos hacerlo a toda prisa ante la subida inesperada de las temperaturas. Y es que hasta que no avanza bastante la primavera no nos atrevemos a abandonar del todo la ropa gruesa, las mantas, las bebidas calientes… Y como no parece que la situación vaya a cambiar a partir de ahora, ha llegado el momento de preparar nuestra casa para el verano. Aquí os damos algunos consejos básicos que os ayudarán a quitaros de encima rápidamente esa tarea inevitable de hacer el cambio de textiles. Así que, ¡fuera pereza y manos a la obra!

Primero toca, por supuesto -si aún no lo habéis hecho debido a esta lluviosa primavera-, deshacerse de los tejidos gruesos que nos llevan acompañando todo el invierno en la ropa de hogar, añadiendo sensación de pesadez, agobio y demasiada calidez, ahora innecesaria, al espacio. Primero, asegúrate de que las fundas del sofá no sean de aspecto aterciopelado, tacto grueso o de colores muy oscuros que resten luz y atraigan el calor. Para los cojines del salón o del dormitorio, comprueba la sensación que producen en la habitación, su tacto y su material. Solo cambiar las fundas por otras de tejidos naturales y de color claro dará al sofá un aspecto más fresco. Deja solo los plaids y mantas finas en un armario al alcance en el salón y el dormitorio. Os servirán para las noches algo más frías que queden o para acompañaros en la terraza en las tardes de verano más frescas.

Por otra parte, para mejorar la ventilación y el paso de aire, conviene cambiar las gruesas cortinas que tengamos en toda la casa por otras más transpirables y de material natural. Os aconsejamos las de colores claros, que no acumulan el calor en las fibras, y en tejidos como el lino o el algodón. Los visillos, las cortinas de lino y algodón o los finos enrollables harán el papel perfecto –echad un vistazo a los frescos tejidos nacidos de la unión del poliéster y el lino de La Huerta-. Os aseguramos que vale la pena, se nota la diferencia. En cuanto a las alfombras, ¿quién dijo que había que hacerlas desaparecer en cuanto llegara el calor? Si tienes alfombra de lana, sustitúyela en verano por una de un material que no almacene calor –escoger colores claros, como siempre, ayuda en esto-, que no sea muy gruesa y que tampoco sea de hilo largo. El poliéster o las fibras naturales serán vuestros aliados. Prueba las de yute, cáñamo o sisal, aptas también para exteriores. Además de su función transpirable, aportarán un aspecto veraniego único al conjunto de vuestra decoración. Pero atención: si decoráis en verano con estas fibras, tened en cuenta que tienen sus propios cuidados. Son materiales muy absorbentes y necesitan de una rápida actuación ante las manchas.

Como es lógico, en las habitaciones lo primero en lo que pensamos es en cambiar las sábanas para dormir más frescos. Guarda las de materiales como la termomila, la franela o la coralina, que retienen el calor, por las de algodón –busca las de 100% algodón de nuestras tiendas, muy transpirables y frescas-, lino –absorben el sudor y son muy ligeras-, o una mezcla con poliéster, por ejemplo, que las hará más resistentes. Por último, los edredones de plumón y las colchas más pesadas también han de desaparecer para dar la bienvenida a finas colchas como las de estilo Boutí de La Huerta.