Una nueva ilusión: claves para decorar la habitación del bebé
La búsqueda de la tela más bella: la historia y los secretos del color
30 enero, 2019
Atrévete a jugar con los estampados
27 febrero, 2019
Mostrar todo

Una nueva ilusión: claves para decorar la habitación del bebé

Es seguro que cuando la familia aumenta, este suceso transforma por completo la percepción que tenemos del mundo. La llegada de un bebé, sobre todo si es el primero de una pareja, conlleva muchos desafíos e ideas nuevas en qué pensar. Habrá muchos retos que superar, pero también aprendizaje y crecimiento personal. Por eso, seguramente sea necesario empezar a planear algunas cosas antes de que llegue el nuevo miembro de la familia, empezando por su habitación. Es importante adelantarse a la falta de tiempo que vamos a encontrar para la organización de su espacio una vez nazca el niño, por lo que aquí os daremos algunas claves e ideas de decoración y ordenación de su espacio que os pueden servir.

La decoración de la habitación girará en torno al color con el que elijamos pintar las paredes. Cuando vaya creciendo, se puede cambiar el color a otro más alegre y estimulante. Pero en este caso, al principio, es mejor elegir colores suaves y neutros para proporcionar calma al ambiente. Además, algunas pinturas y papeles de pared están preparados contra las manchas y serán fáciles de limpiar cuando el pequeño crezca y empiece a coger los lápices de colores. En este caso, también se puede dejar volar la imaginación y hacer una decoración temática o añadir detalles que darán un toque distinto y original al cuarto. Un rincón con algunas nubes pintadas, dejar una pared en color verde con animales pintados o pegatinas para recrear la selva, o pintar un árbol con hojas cayendo, proporcionará un entorno tranquilo y mágico. Pero también recuerda no recargarlo mucho y asegurarte de que puedes volver a pintar del color base o retirar los vinilos, ya que los niños crecen muy rápido y tal vez en unos años ya no sea adecuado a su edad.

En este sentido, esa es precisamente una de las claves esenciales: pensar a largo plazo. Cada vez irán necesitando más espacio –por ejemplo, una zona de juegos- y otro tipo de muebles. Por eso, es mejor no recargar con más muebles o elementos de los que necesitemos. Aprovecha para elegir muebles que unan funciones, por ejemplo añadiendo una cuna, cómoda o un casillero que sea también cambiador. Unos cajones de mimbre para los juguetes o peluches y algunas estanterías suspendidas harán también un gran papel. Agradeceréis también crear un pequeño rincón con una butaca para poder alimentar al bebé o descansar un poco en las noches que requiera vuestra atención. Añadid alguna lámpara junto al sillón o algunas lamparitas infantiles de luz tenue para que el cuarto nunca se quede completamente a oscuras y podáis comprobar cómo está el bebé. Durante el día, también deberéis aseguraros de tener una buena iluminación natural y una buena ventilación. Las cortinas, en este caso, pueden ayudar. El algodón y los colores claros dejarán pasar la luz solar, pero tal vez queráis optar por cortinas con colores algo más oscuros al principio, cuando el bebé pase más tiempo durmiendo. Desde La Huerta os aconsejamos que cuando empiecen a crecer lo más adecuado sea retirar las cortinas largas y optar por enrollables o paneles para evitar accidentes o que se estropee la tela cuando empiecen a gatear y a ponerse de pie. Podéis informaros en nuestras tiendas de todas las opciones de cortinas.

Pero si algún elemento es protagonista en un cuarto infantil son sin duda los textiles. Podrás jugar mucho más con ellos y hacer las combinaciones que prefieras, añadiéndole personalidad a la habitación a través de ellos. Las mantas, los cobertores, los cojines, las alfombras, los diseños de la cuna… Son centrales en la decoración, y unidos por una paleta de color y jugando también con las texturas conseguiréis un ambiente acogedor y práctico. En cuanto a los colores, toca ampliar los horizontes más allá del rosa y el azul celeste. Por ejemplo, los colores neutros combinados con otros más cálidos en tonos pastel siempre serán una opción muy animada y moldeable para adaptarla con los años. Nuestras colección de Pirulos para bebé tienen una amplia gama de colores y diseños que pasarán a ser el auténtico centro de la decoración (protector de cuna, sabanitas, maxicapa baño, edredón, cojín, vinilo etc.). Pasad por nuestras tiendas y os aconsejamos sin compromiso.

Como siempre, nuestro último consejo es que tampoco tengáis miedo en este espacio para dejaros llevar por la imaginación a la hora de añadir detalles originales y únicos que os gusten. La decoración está para probar y jugar con ella. Así que toca divertirse como enanos.